La narrativa del asombro de Marcial Fernández

colibri

Marcial Fernández escribe para causar asombros con textos experimentales. Un colibrí es el corazón de un dios que levita es un libro de literatura fragmentaria que se entremezcla con diversos géneros y encuentra la unidad en la arquitectura mínima de cada texto.

Está compuesto por microrrelatos, greguerías, poemínimos, sentencias, aforismos, anécdotas, anuncios clasificados, epigramas, minificciones, etcétera.

“La idea original fue hacer un libro en el que, se abriera en donde se abriera, el lector encontrara una epifanía literaria y que, en su conjunto, fuera una obra de asombros, sorpresas o curiosidades, como esos libros antiguos de magia en los que, luego de llevar a cabo las fórmulas que allí se indican, el mago en turno descubría mundos inimaginables hasta entonces”, dijo Marcial Fernández en una entrevista con la Coordinación Nacional de Literatura del INBA.

El escritor dijo que Un colibrí es el corazón de un dios que levita es un libro que apuesta, sin mayores alardes, que todo es susceptible a convertirse en literatura, en goce intelectual, ya sea por medio de anécdotas, imágenes, sensaciones o ideas. Sigue leyendo

“Doble filo”, novela de Mónica Lavín en Lumen

doble-filo

El libro Doble filo, de la narradora Mónica Lavín, publicado por el sello Lumen, será presentado el miércoles 4 de junio a las 19:00 horas en la Librería Rosario Castellanos de la colonia Condesa, en la Ciudad de México.

Participarán Rafael Pérez Gay, Paola Tinoco, Anamari Gomís y la autora. Entrada libre.

Cuando Antonia recurre a la terapeuta de un pequeño pueblo, es porque tiene un firme y único propósito: olvidar… olvidar el amor que la ha herido.

Sin darse cuenta, “la bruja” -como le llaman a la terapeuta- empieza a depender cada vez más de las visitas de Antonia para poder evocar su propia historia y lidiar con aquello que había sepultado. Maletas, cuerdas, pañuelos, zanahorias, ríos y abrigos son algunos de los objetos de un ritual para dejar ir. ¿O convocar? Sigue leyendo

Cuando cantan los lagartos, de Miguel Santana: una pasión tarahumara

“Se llamada Aída y aclaró que había bajado de las montañas a causa del pecado de su madre”. Así comienza la primera novela de Miguel Santana, publicada originalmente por Alligator Press (Austin, 1999) la cual transcurre entre la Sierra Tarahumara y la frontera Ciudad Juárez-El Paso y narra la historia de tres generaciones.

Sus personajes arrastran pesadas huellas del pasado entre una metáfora existencial en la que los lagartos aparecen como parte de una plaza que lleva su nombre o llevando piedras clavadas, como una forma de arrastrar una maldición y un destino marcado por la desesperanza y un futuro que se observa apocalíptico. Sobresale el tratamiento literario de una raza que sobrevivió a la conquista española y que no se rinde ante nada.

En la sierra habitada por los indios tarahumara –dice la presentación–, Eyerame es condenada por cometer adulterio a abandonar el poblado y adentrarse en el desierto, junto a su amante y la hija de ambos, Aída. “Se inicia así una saga trufada de hechizos y arrebatos eróticos, que cuenta la historia de varias generaciones de una familia donde el amor se niega a permanecer con el mismo ímpetu con que sus miembros se aferran a él”.

La tesgüinada es fundamental en la trama, como alimento de un momento de alucinaciones que recrean la esencia de los protagonistas. Son mujeres indómitas, se agrega, que aman una vez y para siempre, cuyas vidas transcurren en un universo mestizo, entre la suntuosa Sierra Tarahumara, la aridez del desierto de Chihuahua y la cotidianidad de dos ciudades de la frontera mexicano-estadounidense.

Originario de Ciudad Juárez, Miguel Santana se doctoró en Literatura Hispana en la Universidad de Texas en Austin. En 2009, Paberback publicó Revelación de Marién, la primera novela que escribe simultáneamente en español e inglés.

(Miguel Santana, Cuando cantan los lagartos. Editorial Grijalbo-Mondadori, Barcelona, España, 2001, 365 p.)

Doscientos años de narrativa mexicana, de Rafael Olea Franco: un diálogo crítico

El estudio de la obra autores que nacieron en la segunda mitad del siglo XX no es posible sin la revisión del trabajo de los precursores de la literatura mexicana. Doscientos años de narrativa mexicana reúne pistas fundamentales para su estudio y comprensión.

La obra “pretende ofrecer visiones generales sobre algunos de los escritores que, en el ámbito narrativo, han marcado varias de las tendencias más trascendentes en nuestros dos siglos como nación independiente”, afirma el editor de la obra, Rafael Olea Franco.

El primer volumen, dedicado al siglo xix, contiene catorce ensayos escritos por académicos y especialistas de varias instituciones del país.

Los textos abarcan el análisis de la obra de José Joaquín Fernández de Lizardi, Ignacio Manuel Altamirano, Roa Bárcena, Luis G. Inclán, Vicente Riva Palacio, Manuel Payno, José Tomás de Cuéllar, Pedro Castera, Rafael Delgado, Ángel del Campo, Manuel Gutiérrez Nájera, Amado Nervo, Laura Méndez de Cuenca y Federico Gamboa.

Existe un propósito didáctico en su redacción, pero también se propone un diálogo con quienes han abordado antes la obra de los autores incluidos, por lo que se incluye una bibliografía crítica en cada caso.

En el segundo volumen, con el mismo propósito, se revisa la obra de 21 escritores: Mariano Azuela, Martín Luis Guzmán, Julio Torri, Nellie Campobello, Jaime Torres Bodet, Arqueles Vela, Agustín Yáñez, José Revueltas, Rafael F. Muñoz, Juan Rulfo

Además de Josefina Vicens, Rosario Castellanos, Elena Garro, Carlos Fuentes, Joge Ibargüengoitia, Salvador Elizondo, Sergio Pitol, Vicente Leñero, Carlos Monsiváis, José Emilio Pacheco, Cristina Rivera Garza y Jorge Volpi.

“Toda propuesta de lectura, por modesta que sea, aspira, de manera consciente o no, a influir en la constitución de un canon literario (o de una tradición cultural)”, escribe Olea Franco.

“Estoy seguro de que algunos de los escritores analizados en estos volúmenes –agrega–, o bien de los enfoques aplicados a los nombres aparentemente más conocidos, propiciarán cambios en el modo como percibimos el desarrollo (que no evolución) de la narrativa mexicana de los siglos XIX y XX”.

Rafael Olea Franco doctor en Literatura Hispánica y profesor de tiempo completo del Centro de Estudios Lingüísticos y Literarios de El Colegio de México.

Es autor, entre otros libros, de Los dones literarios de Borges (Iberoamericana Vervuert, 2006), El otro Borges. El primer Borges (FCE-El Colegio de México, 1993) y de la edición crítica de La sombra del Caudillo, de Martín Luis Guzmán, ALLCA XX (Colección Archivos, París, 2002).

(Doscientos años de narrativa mexicana. Siglo XIX. Rafael Olea Franco, editor; Pamela Vicenteño Bravo, colaboradora. El Colegio de México, Ciudad de México, 2010, 338 p.)

(Doscientos años de narrativa mexicana. Siglo XX. Rafael Olea Franco, editor; Laura Angélica de la Torre, colaboradora. El Colegio de México, Ciudad de México, 2010, 504 p.)

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: