El caso del perro de los Baskerville, de Pierre Bayard: el sabueso inocente

¿Quién mató a Charles Baskerville? La misteriosa muerte del propietario de la mansión rural que ostenta su nombre da inicio a una de las historias más famosas de Arthur Conan Doyle. Según Sherlock Holmes, el responsable de su muerte fue un perro (mastín o sabueso, según la traducción).

El detective, además, atribuye al animal otro asesinato durante el desarrollo de la historia en Dartmoor,una región del condado Devon, en Inglaterra. La conclusión se ha dado por cierta por más de un siglo.

Doyle publicó la novela por entregas entre 1901 y 1902, en The Strand Magazine, pero en 2008 el afamado psicoanalista y profesor de literatura de la Universidad de París, Pierra Bayard, publicó una investigación que cuestiona el resultado (al estilo de CSI).

Bayard afirma que Holmes acusó erróneamente al perro permitiendo al verdadero asesino escapar de la justicia. El ensayista duda que Doyle haya utilizado plenamente su famoso método deductivo, debido a la presión que tuvo para resucitar al detective, precisamente con El sabueso de los Baskerville.

Su apreciación puede resultar decepcionante: “la conclusión lógica de esta lectura de la escena del crimen es que no fue un asesinato, sino un accidente”.

(Pierre Bayard. El caso del perro de los Baskerville. Editorial Anagrama. Barcelona, 202 p.)

Espejo de agua. Ensayos de literatura mexicana, de Alejandro de la Garza: la aventura de leer

El crítico y ensayista Alejandro de la Garza revisa la obra de 13 autores (Parménides García Saldaña, José Joaquín Blanco, Gilberto Owen, Luis Miguel Aguilar, José Revueltas, Rafael Pérez Gay, Agustín Yáñez, Sgustín Ramos, Juan Carlos Onetti, Bukowski, Truman Capote, Yukio Mishima y Milán Kundera). El resultado lo comparte como parte de una experiencia de autoaprendizaje.

Los textos son perfiles biobibliográficos que incluyen la experiencia personal del autor con la lectura de las obras citadas en cada caso, así como algunas observaciones que algunos críticos han realizado sobre las mismas. También incluye un ensayo sobre cinco visiones de la niñez en la narrativa mexicana.

Se trata, dice el autor, de “un libro de aventuras vividas entre textos, autores, ideas literarias y personajes de ficción. Una historia de lectura de novelas, relatos y ensayos. Como todos los libros, es absolutamente personal; una aventura íntima con las lecturas y la indagación de esa experiencia traducida en un relato ensayístico”.

(Alejandro de la Garza. Espejo de agua. Ensayos de literatura mexicana. Ediciones Cal y Arena. Ciudad de México, 2010, 264 p.)

Terra cognita, de Mauricio Montiel Figueiras: diario de identidad

Viajes, mapas, fotografías arrancadas de un viejo diario, ciudades errantes, piratas con la mirada de David Lynch o Clint Eastwood. Terra Cognita es un trabajo literario que condensa las obsesiones intelectuales del autor sobre la industria del cine, la literatura, la música, las artes visuales, al igual que su propia biografía y los autores que le han marcado.

Mauricio Montiel Figueiras (Guadalajara, 1968) viaja por estos mundos a partir de la noción de Rebecca Solnit sobre la identidad, la cual reconoce como un paisaje hecho no de una materia sólida sino de recuerdos y anhelos. De esa manera, ofrece la cartografía de su propia terra cognita, a partir de ensayos agrupados en cuatro capítulos: “Latitudes íntimas”, “La memoria selectiva”, “Por las nubes” y, “Viajes alrededor de mí”.

La obra continúa un prolífico trabajo literario que se despliega con fuerza a inicios de este nuevo siglo: La penumbra inconveniente (2001), La piel insomne (2002) y La errancia. Paseos por un fin de siglo (2005), que son la antesala de un libro en el que el autor se encuentra más libre para seleccionar pasajes biográficos que lo han conectado de manera definitoria a la narrativa.

(Terra cognita, Mauricio Montiel Figueiras. Fondo de Cultura Económica, Ciudad de México, 2007. 265 P.)

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: