El cadáver del enemigo, de Giovanni De Luna: la exhibición de atrocidades

Giovanni De Luna abre las puertas del “corazón tenebroso” de la guerra. Observa la exhibición de atrocidades gracias a la fotografía. El uso estratégico del cadáver del enemigo para generar miedo y pánico entre la población y los adversarios.

El cadáver del enemigoes una historia de la fotografía de guerra. De cómo los cuerpos hablan a través de su exposición pública, entre el horror de las confrontaciones bélicas y los gestos humanitarios. Desde las imágenes de momias y reliquias, hasta el uso de cadáveres de civiles y militares en las guerras coloniales, civiles y mundiales, entre los siglos XIX, XX y al inicio del tercer milenio.

Sigue leyendo

El poder y la fuerza, de Mary Kaldor: el arte de la paz

“La transformación de la seguridad –escribe Mary Kaldor– va más allá del cambio tecnológico; implica un cambio en las relaciones entre las comunidades durante la guerra y en el carácter de las amenazas a las que nos enfrentamos”.

Sus conclusiones son aplicables a la realidad mexicana: “La incapacidad para comprender la transformación de esas relaciones sociales explica por qué los estadounidenses (y los británicos) se han visto progresivamente inmersos en una combinación de insurgencia y ‘confrontación, conflicto y combate’ sectarios que han atraído como un imán al terrorismo global”.

Mary Kaldor es profesora  del Centre for the Study of Global Governance en la London School of Economics and Political Science. En los años noventa comenzó a utilizar el concepto de “nuevas guerras”, a raíz de conflictos como el de Bosnia-Herzegovina. En El poder y la fuerza. La seguridad de la población civil en un mundo global revisa una década de intervención humanitaria hasta 2000 y los conflictos bélicos de la primera década del siglo actual.

“El único uso legítimo de la fuerza sería la intervención para evitar genocidios, violaciones a gran escala de los derechos humanos o ‘limpiezas étnicas’ –crímenes de lesa humanidad– pero tal intervención debería ser autorizada a nivel multilateral y tendría que adoptar métodos próximos no a la guerra, sino a los utilizados para asegurar el cumplimiento de la ley”.

El paradigma de “seguridad humana” no puede separarse del concepto de desarrollo y los mecanismos para alcanzarlo. México vive una confrontación armada atípica -del Estado contra  grupos criminales y de éstos entre sí- lo que mantiene bajo amenaza a la población civil. Muchos inocentes han muerto asesinados. Este libro ofrece pistas para conciliar las distintas posturas políticas para construir una estrategia de paz justa.

(Mary Kaldor. El poder y la fuerza. La seguridad de la población civil en un mundo global. Tusquets Editores. Ciudad de México, 2011, 338 p.)

Manual de justicia para víctimas, de la ONU: guía para el respeto en los medios y contra el abuso de autoridades

En la mayoría de los casos, los derechos de las víctimas suelen ser olvidados una vez que se comete un delito. Por las autoridades preventivas, ministeriales, en los juzgados y también por los medios. Existe una responsabilidad compartida que suele omitirse por las partes que deben ofrecer atención y respeto.

El Manual de justicia para víctimas, preparado por expertos de 40 países convocados por la Organización Naciones Unidas, reúne los principios básicos que deben cumplir las autoridades de los tres órdenes de gobierno, pero también formula recomendaciones a los medios de comunicación, a partir de normas éticas y principios basados en los derechos humanos.

Por ejemplo, solicita el respeto a la vida privada de las personas, evitando divulgar rumores o insinuaciones sobre la víctima. En delitos que no sean homicidios propone abstenerse de identificar a la víctima por su edad y área donde el delito fue cometido, omitiendo nombres, direcciones de calles y números de cuadra.

De igual forma, sugiere no utilizar información obtenida de parientes que están en shock o alterados; identificar a los testigos sólo cuando ellos aceptan ser nombrados y cuando claramente la divulgación de su nombre en los medios no pueda provocarles algún peligro.

También sugiere “nunca publicar la identidad de un niño víctima” y tampoco la identidad de una víctima de ataque sexual sin el consentimiento previo de la misma, más allá de que el caso esté o no en los tribunales civiles o penales”.

(Manual de justicia para víctimas. Sobre el uso y aplicación de principios fundamentales de justicia para las víctimas del delito y del abuso de poder. Organización de las Naciones Unidas / Instituto Nacional de Ciencias Penales, México, 2004, 240 p.)

Indígnate, de Stéphane Hessel: insurrección pacífica

La violencia da la espalda a la esperanza, a la cual hay que dotar de confianza en la no violencia, escribe Stéphane Hessel (Berlín, 1917), uno de los redactores de la Declaración Universal de los Derechos Humanos en 1948 (después de ser torturado y recluido en un campo de concentración nazi por su origen judío y miembro de la resistencia francesa).

Se encuentra vigente el pensamiento de Nelson Mandela y de Maryin Luther King, dice en su alegato contra la indiferencia y a favor de la insurrección pacífica. “Es un mensaje de esperanza relativo a la capacidad de las sociedades modernas para lograr la superación de los conflictos a través de una mutua comprensión y una atenta paciencia. Para conseguirlo, hay que basarse en los derechos, cuya violación, cualquiera que sea el autor, debe provocar nuestra indignación. No cabe transigir respecto a estos derechos”.

(Stéphane Hessel. ¡Indígnate! Editorial Destino. Ciudad de México, 2011, 60 p.)

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: