Bronwyn, de Juan Eduardo Cirlot: el sonido y la muerte

Juan Eduardo Cirlot observó la imagen de la actriz Rosemary Forsyth saliendo de las aguas de un pantano, en su interpretación de Bronwyn, la doncella celta de la película El señor de la guerra, de Franklin Schaffner. Poco después, al ver una versión rusa de Hamlet, aquella imagen potenció su actividad creativa para concebir un vasto conjunto de poemarios conocido como “ciclo Bronwyn”, su obra cumbre.

“Al ver a Ofelia entre dos aguas muertas  en el film ruso recordé de pronto el resurgir de Bronwyn, de esas mismas aguas y con las mismas flores”, dijo Cirlot al narrar su experiencia poética. Eso le influyó para escribir un libro de poemas tras otro, “a la que renace de las aguas”, a “la doncella nacida en el mar”.

En la presentación de Bronwyn, Victoria Cirlot, escribe que “el ciclo –cuyo primer libro se publicó hace 40 años–, plagado de misticismo con algunos destellos de su herencia surrealista, también es un ritual poético de preparación hacia la muerte”, de la misma forma en que “en el interior del poeta hay algo más poderoso que la imagen”.

“Es el sonido. Bronwyn se anuncia como sonido. Su presencia se revela a través del sonido: ella es el sonido dorado”, escribe.

Cirlot (Barcelona, 1916-1973) fue un poeta, crítico de arte, músico y mitólogo, además de poeta excepcional.

(Juan Eduardo Cirlot, Bronwyn. Edición de Victoria Cirlot. Siruela, Madrid, España, 676 p.)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: