Guadalajara. Los placeres de los ojos, de Dante Medina: la eternidad tapatía

Con este libro, el autor le declara su amor a la capital de Jalisco. “Guadalajara ha sido –escribe Dante Medina–, en mi vida, una pasión, un vicio total. Sus defectos y virtudes no hacen sino presentármela como más querida, imperfecta y sin embargo mía. Lejos de Guadalajara, languidezco de una nostalgia que tiene de sombrío los atardeceres de los enamorados ausentes. Yo no nací aquí, pero he decidido morir en Guadalajara”.

Todo pasa por la mirada del escritor. “Casas, calles, aire, personajes, clima, agua, ritmo urbano, sonidos, olores, los necesito para mantener ese desasosiego y esa paz que se llama vivir. La múltiple Guadalajara que yo traigo en mí, íntimamente; y porque la he visto crecer, la llamo, en privado, Guadazapopaque. Sólo compete al corazón la ciudad que cada uno de nosotros llevamos dentro”, escribe.

(Guadalajara. Los placeres de los ojos. Dante Medina. Ediciones Arlequín / Universidad de Guadalajara. México, 2007, 504 p.)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: