Estratos, de Óscar Oliva: poética de redención

Hace medio siglo Óscar Oliva (Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, 1937) publicó su primera obra, “La voz desbocada”, en el libro colectivo La espiga amotinada (junto a Juan Bañuelos, Jaime Augusto Shelley, Eraclio Zepeda y Jaime Labastida). Con el tiempo, su obra poética lo convirtió en uno de los pilares de la poesía mexicana de la segunda mitad del siglo XX.

Su poemario anterior, Lienzos transparentes, también publicado por Editorial Aldus en 2003, marcó fin a un silencio poético de quince años. En esa colección recupera la conciencia histórica indígena y el dolor de Chiapas por el impacto de las crisis económica y política.

Los poemas de la nueva colección, Estratos, son odas a la Madre Tierra. Son de llanto y luz. Buena parte de sus versos son dedicados a la creación y a los elementos naturales sometidos a la devastación humana.

Son de homenaje, por el “olor de primer bosque/ olor de la primera casa/ olor de la primera lluvia”. De añoranza: “Voy en sentido contrario a los cuerpos tirados en el bosque”.

De indignación, ante el desamparo: “tanta matazón/ tantos niños muertos en edad de lloriquear (…) También de absolución y redención: “oigo gritar a un árbol/ ofrezco mi cabeza a ese árbol/ mi único arte es oír”.

(Óscar Oliva. Estratos. Editorial Aldus. Ciudad de México, 2010, 156 p.)

Un pensamiento en “Estratos, de Óscar Oliva: poética de redención

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: